Ad verba per numeros

Última hora
Sunday, January 28, 2007, 01:18 AM
Google (y el resto de buscadores) determinan la importancia/relevancia/prestigio de un sitio web en función del número de enlaces que recibe y de la importancia/relevancia/prestigio de las páginas que "envían" dichos enlaces. Esta es la idea básica del famoso algoritmo PageRank y del no tan famososo HITS (una de las razones, sin embargo, que llevaron a Jon Kleinberg hasta el premio Nevanlinna).

Por otro lado, el texto que aparece en los enlaces que apuntan a un sitio web se toma como un término más vinculado al mismo, por ejemplo, si se introduce en Google la consulta spanish airlines aparecerá entre los resultados el sitio web de Iberia aunque ninguno de los términos anteriores figure en el texto de la página.

Ambas ideas parecen razonables y la primera (emplear las citas recibidas como medida de prestigio) precede con mucho a la Web. Sin embargo, ambas parten del supuesto de que to er mundo é güeno, es decir, que sólo se establecen enlaces en función del interés que pueden tener para el lector del documento actual y que el texto de los enlaces está realmente relacionado con el documento destino.

No obstante, en ocasiones se referencia un trabajo para criticarlo duramente o se establece un enlace a un sitio web por motivos maliciosos (véase más adelante). Puesto que el uso pretendido, y habitual, de referencias y enlaces tiene connotaciones positivas el abuso/mal uso tiene efectos perturbadores...

De hecho, hasta hace muy poco se podía abusar de los mecanismos de un motor de búsqueda para construir complicadas "bromas". Por ejemplo, al formular la consulta ladrones en Google se obtenía como primer resultado el sitio web de la Sociedad General de Autores y Editores. Esto es lo que se denominaba Google Bomb (Bomba Google) y requería un esfuerzo coordinado de varios sitios web distintos para lograr su objetivo. Este tipo de hechos, aunque encierran cierta malicia, difícilmente pueden calificarse de "ataques" y, además, no eran demasiado comunes. A pesar de todo, esto parece haber preocupado a Google y al resto de buscadores, de hecho, tanto que ahora hay que hablar en tiempo pasado de este tipo de fenómeno puesto que desde hace dos días las bombas Google son historia.

Actualización: Parece que la solución ¿algorítmica? desarrollada por Google para acabar con las bombas no funciona con todas: p.ej. estafadores sigue estando activa (Fuente: El Golpedegato). A pesar del anuncio de la empresa parece que han optado por una solución ad hoc...



Back Next